Publicado el Deja un comentario

Los aceites esenciales

¿Qué es un Aceite esencial?

La Farmacopea Europea define aceite esencial como “Producto aromático, generalmente de composición compleja, obtenido a partir de una materia prima vegetal botánicamente definida, bien por vapor de agua, bien por destilación seca, o por un procedimiento mecánico apropiado sin calentamiento. El aceite esencial es posteriormente separado de la fase acuosa por un procedimiento físico que no suponga cambios significativos en su composición”

En general, es importante corregir un error muy común en el mundo de la aromaterapia, que consiste en creer que las plantas contienen aceites esencialesLo que en realidad contienen las plantas en sus diversas partes (tallo, raíz, hoja, etc.), son unas estructuras glandulares donde almacenan esencias, que previamente sintetizan como resultado de su metabolismo secundario.

Solo el 10% de las aproximadamente 800.000 especies vegetales existentes son capaces de sintetizar estas esencias en cantidades significativas. El motivo por el que estas plantas sintetizan esencias no está nada claro. Podría ser como reservas energéticas, para protegerse de enfermedades o atraer insectos que favorezcan la polinización. Pero como hemos dicho, no se conoce con exactitud la razón por la cual las plantas producen esencias. Estas esencias son sustancias muy complejas y pueden contener decenas de moléculas con distintas propiedades (la Rosa damascena contiene más de 300).

Por lo tanto, un aceite esencial es el producto resultante de la destilación de las plantas.

La extracción.

alambiqueEl método más utilizado para la obtención de aceites esenciales es la destilación por arrastre de vapor de agua a baja presión, método para el cual se utiliza un aparato denominado alambique. El resultado de este proceso, correctamente efectuado, es lo que denominamos aceite esencial. Consiste en hacer pasar una corriente de vapor de agua, a muy baja presión (0,05-0,10 bares) por la masa vegetal. El vapor se carga de las moléculas más volátiles y pasa a un serpentín de refrigeración donde se convierte de nuevo en agua, pero cargada con aceites esenciales. Como el agua y los aceites esenciales tienen densidades distintas su separación es muy sencilla. Al agua resultante de este proceso se le conoce como hidrolato. En el siguiente esquema entenderemos de forma sencilla el funcionamiento de un alambique por arrastre de vapor.

 

Esquema destilación aceites esenciales

En el caso de la cáscara de los cítricos (limón, mandarina, pomelo, etc.) que contienen grandes cantidades de esencia, el método de extracción utilizado es la presión o expresión. En este método no interviene ni el calor ni el vapor de agua, por lo que el producto obtenido no sufre ninguna transformación. Podemos hablar en este caso de auténtica esencia.

Sin embargo, tal y como observamos en la definición de la Farmacopea Europea, consideran aceites esenciales también a las esencias de la cáscara de los cítricos, obtenidas «por un procedimiento mecánico apropiado sin calentamiento», es decir, no mediante la destilación. Además, la mayoría de los laboratorios más prestigiosos del mundo definen a las esencias de cítricos en sus productos como aceites esenciales, según ellos para no confundir al consumidor final.  También el prestigioso químico e investigador, Dr. Robert Pappas, considera las esencias de cítricos como aceites esenciales.

Con todo esto, existe cierta controversia en este tema. Nosotros, al resultado de la expresión de la cáscara de los cítricos les llamamos “esencias”. Puntualizaremos aquí que las cáscaras de los cítricos también se pueden destilar, aunque la calidad del producto resultante es muy inferior al obtenido mediante la expresión. Si destilamos las cáscaras de los cítricos al producto resultante sí le denominaremos aceite esencial.

Otro método es el denominado extracción por corriente de CO2 supercrítico. Este método consiste en la utilización de anhídrido carbónico (CO2), a baja temperatura pero a muy alta presión, para extraer las esencias de las plantas. El resultado es más parecido a la esencia original de la planta que el obtenido por la destilación. A pesar de ello, este método se utiliza en contadas ocasiones por resultar todavía muy costoso.

También se utiliza la extracción con disolventes químicos como el hexano y el benceno para obtener concretos. Añadiendo alcohol a los concretos, se obtienen los denominados absolutos. Estas sustancias se usan principalmente para perfumería y en psicoaromaterapia. El más conocido es el absoluto de jazmín. Estas técnicas se utilizan cuando es imposible extraer las esencias por otro método. Esto ocurre principalmente con la mayoría de las flores, debido a que no resisten el proceso de destilación.

Otro proceso muy utilizado es la maceración. Consiste en poner la masa vegetal (generalmente flores) en contacto con un aceite vegetal. Se envasa la mezcla, se deja macerar durante aproximadamente un mes, protegida de la luz y después se filtra (exceptuando el hipérico, que se macera tradicionalmente en aceite de oliva durante 40 días y 40 noches exponiéndolo al sol y la luna ). Los más conocidos son los aceites macerados de árnica (Arnica montana), hipérico (Hypericum perforatum) y caléndula (Calendula officinalis).

Aceites esenciales y aceites vegetales.

Los aceites esenciales son sustancias muy volátiles (se evaporan muy rápidamente), y es precisamente por esto por lo que resultan tan aromáticos. Aunque les llamemos “aceites” su textura no tiene nada que ver con los aceites vegetales que estamos más acostumbrados a utilizar (oliva, girasol, etc.). Suelen estar compuestos de hidrocarburos y derivados oxigenados de los hidrocarburos (fenoles, alcoholes, aldehídos, ésteres, éteres, cetonas y óxidos entre otros). Al aplicarlos sobre la piel mediante un pequeño masaje veremos como desaparece en pocos segundos, parte absorbido por nuestra piel, parte evaporado.

aceite vegetalLos aceites vegetales se extraen por la expresión de frutos o semillas oleaginosas o del pericardio (este último es el caso del aceite de oliva). Su composición se basa en ácidos grasos. Para su uso en aromaterapia es necesario que sean aceites vírgenes de primera presión en frío y procedentes de cultivos ecológicos. En un próximo artículo hablaremos de ellos.



Publicado el 1 comentario

Paolo Rovesti

Paolo Rovesti y la Fitocosmética.

Paolo Rovesti AromaterapiaEl profesor Paolo Rovesti (1902-1983) nació el 14 de Octubre de 1902 en Abbietagrasso (Milán-Italia). Es conocido como el padre de los fitocosméticos, aunque sus investigaciones con aceites esenciales en el ámbito psiquiátrico obtuvieron resultados muy reveladores.

Asímismo, fue graduado en química y farmacia en la Universidad de Génova en 1925 y fundador del Instituto de Investigaciones de los Derivados de las plantas. También fue presidente de honor del Comité Internacional de la Estética y Cosmética de la Sociedad Italiana de Químicos Cosmetólogos (de la cual fue también fundador) y del Grupo Técnico de los farmacéuticos italianos.

Además, fue autor de más de 400 publicaciones sobre experimentación en fitocosmética, aceites esenciales, plantas medicinales y cosméticos funcionales. También perteneció como miembro de la Academia de Dermatología de París y otras numerosas asociaciones científicas, tanto italianas como extranjeras.

En busca de cosméticos perdidosEn este sentido, uno de sus libros más conocidos es  «En busca de cosméticos perdidos» de 1975. Posteriormente publicó también «En busca de los perfumes perdidos» y «En busca de cosméticos primitivos».

De hecho, el profesor Rovesti está considerado uno de los grandes investigadores del pasado siglo sobre las propiedades medicinales y cosméticas de las plantas. Tenía una visión completamente holística de las plantas, abordando desde sus propiedades químicas hasta las espirituales y mitológicas.

En consecuencia, tenemos que poner en valor una de sus reflexiones:  «No se puede juzgar a las plantas teniendo en cuenta únicamente los criterios químicos».

La familia Rovesti.

Guido Rovesti-Acites esencialesSin embargo, no podemos abordar la figura del profesor Paolo Rovesti sin relacionarla con quien, muy probablemente, fue su gran maestro: su padre Guido Rovesti.

El profesor Guido Rovesti ( 1877-1946 ) era conocido en toda Europa por sus investigaciones y sus más de 500 publicaciones sobre los aceites esenciales y plantas medicinales.

También fue el impulsor de la Ley de Fitoterapia de 1931.

En la actualidad, el hijo del profesor Rovesti, también conocido como  Guido Rovesti, además de la sobrina del profesor, Dra. Sonia Rovesti, continuan con las investigaciones en fitocosmética y fitoterapia.

La Psicoaromaterapia

En psicoaromaterapia, el Dr. Paolo Rovesti utilizó aceites esenciales con aromas cítricos como el limón, la bergamota, la naranja o la verbena para tratar estados de ansiedad e incluso de depresión grave. También utilizó satisfactoriamente jazmín, sándalo e ylang ylang para aliviar estados de depresión. Hacía oler a sus pacientes trocitos de algodón impregnados de aceite esencial, estimulando así su sistema límbico y liberando de esta manera situaciones traumáticas. El Dr. Rovesti describía los efectos de los aceites esenciales de la siguiente manera: «Los pacientes se sintieron como transportados por el perfume del aceite esencial hacia un mundo diferente, más agradable y aceptable, por lo que muchos de sus instintos reactivos se frenan y se vuelven gradualmente hacia la normalidad.»

Sobre los efectos de los aceites esenciales en la psique, Paolo Rovesti afirmaba lo siguiente: “Según los sociólogos y neurólogos, caracterizan más que nada a nuestra época la ansiedad y la depresión, y la prueba material de ello está en las cifras, cada vez más altas, del consumo de tranquilizantes y estimulantes. Es bien sabido que estos productos pueden causar perturbación y toxicosis si se toman con regularidad.

Ambas neurosis causan con frecuencia aversión a cualquier tipo de placer al producir una sensación de abatimiento que muchas personas no son capaces de superar.

La posibilidad de aplicar terapias nuevas a esas extendidas psico-neurosis es por lo mismo de una importancia considerable.

Por lo tanto  y con ese objetivo, adquiere interés la utilización de los aceites esenciales como ayuda, o incluso como remedios únicos, en la psicoterapia.

Este tema tiene todavía mayor interés si se tiene en cuenta que los aceites esenciales que se utilizan en Aromaterapia, en dosis adecuadas, son inofensivos para el organismo y no causan problemas como los ocasionados por los psicofármacos comunes y corrientes. ”.

Con esto Paolo Rovesti no sugería la sustitución de técnicas de psicoterapia convencionales por la aromaterapia, pero sí que defendía su utilización como valiosos tratamientos complementarios. Realizando numerosos estudios y experimentos, comprobó que la vaporización de aceites esenciales ayudaba eficazmente en situaciones de tensión y ansiedad.

También comprobó que añadiendo aceites esenciales de patchuli o geranio a un terrón de azúcar  y dejándolos disolver lentamente bajo la lengua, sin ingerirlo, se producía una inhalación respiratoria de los aromas que tenía como consecuencia una reducción del grado de ansiedad y de excitación nerviosa en los pacientes. También utilizó, de la misma manera, bergamota, alcanfor, ciprés, espliego, mejorana, azahar y rosa.

Según las investigaciones de Paolo Rovesti, la utilización de mezclas de aceites esenciales con propiedades parecidas, producían aromas más agradables para los pacientes que si se actuaba con un solo aceite esencial. De esta manera, se conseguía crear un aroma único y diferente, que generalmente era muy bien aceptado por el paciente, creando así una nueva afinidad olfativa.

Además, determinó que los aceites esenciales tienen una influencia directa sobre las emociones, nos llevan al pasado y nos hacen recordar experiencias ya olvidadas, puesto que interaccionan de forma directa sobre la zona de nuestro cerebro donde se almacenan los recuerdos.

También incidió Paolo Rovesti especialmente en el uso de la bergamota para pacientes en tratamiento psiquiátrico, en estados de ansiedad, tensión o depresión. Recomendaba la utilización de aceites de masaje, difusión atmosférica y baños, sólo con bergamota o mezclada con otros. Decía que la bergamota mezcla bien con casi cualquier flor.

El alambique de Taxila.

Alambique de taxila-aceites esencialesDejando a un lado la psicoaromaterapia, no podemos dejar de mencionar aquí la extraordinaria aportación que Paolo Rovesti hizo a la historia de la Aromaterapia, gracias a un descubrimiento de especial relevancia. Se pensaba que el descubridor o inventor del alambique fue un gran médico árabe conocido como Ibn Sina o Avicena (980-1037). Pero en 1975, una expedición dirigida por Paolo Rovesti, que tenía como objetivo el estudio de una antigua civilización en el Valle del Indo (Pakistán), descubrió en el museo de Taxila, a pies del Himalaya, un alambique de terracota en perfectas condiciones. También encontraron en el museo vasos de perfume del mismo periodo (sobre el año 3000 a.C.), lo que confirmó la utilización del alambique para la extracción de aceites esenciales.

Posteriormente, en 1998, durante unas excavaciones de la Misión Arqueológica Italiana del CNR, se descubrió la fabrica de perfumes más antigua del Mediterráneo en Pyrgos (Chipre). La zona fue abandonada sobre el 1850 a. C. debido a un terremoto y un devastador incendio. El análisis de las vasijas encontradas determinó que en el momento del terremoto, se estaba trabajando con 14 especies distintas, entre ellas bergamota, cilantro, lavanda, laurel, mirto y romero.

Recientemente han salido a la luz alambiques datados en unos 6000 años de antigüedad, descubiertos en 1925 en Tepe Gwara (Mesopotamia-actual Irak).

Publicado el Deja un comentario

Rene-Maurice Gattefossé

Gattefossé, el Padre de la Aromaterapia.

René Maurice Gattefossé

René-Maurice Gattefossé nació en 1881 en Montchat (Lyon). Posteriormente estudió ingeniería química y comenzó a trabajar en la empresa familiar “Establecimientos Gatteffosé”, dirigida por su padre Louis. De esta manera su trabajo en ella consistía en investigar y desarrollar productos sintéticos para perfumería, convirtiéndose en químico perfumista.

En 1906 publicó la «Guía Práctica de perfumería», obteniendo un gran éxito, lo que contribuyó al reconocimiento de su empresa familiar y su consiguiente crecimiento.

Un año más tarde, su padre Louis Gattefossé se retira del negocio. René-Maurice, junto con su hermano Abel y su madre fundan la empresa «Gattefossé & Fils».

Leer más